Anargáutas en Icea

Icea

Icea, se dice, fue creada por el suspiro de una “koatl” gigante (en el idioma madre, “koatl” significaba serpiente), hace más de diez mil años. Antes de Icea, hubo otro mundo, y antes de ese, otro más; Icea es, entonces, la reencarnación de todo lo que hubo antes, destruido de una forma u otra, y renacido desde la ceniza.

En su breve historia, Icea ha logrado avances, en las ciencias y en las aplicaciones, que le han permitido llevar sus cuatro reinos al cenit de la prosperidad. Antes de los cuatro reinos actuales, Icea se dividía en mil ciudades pequeñas, todas dirigidas por alguna familia poderosa, y todas en perpetuo conflicto las unas con las otras. Fue hasta la guerra Nehemiánica, hace casi siete mil años, que las mil ciudades iniciaron el lento proceso de unificación.

Las fuentes son escasas y poco confiables: algunas afirman que una figura legendaria, Ninian Quinby Dalley, fungió como líder y gobernante, logrando la tregua entre las ciudades y llevándolas a la expansión y al futuro; los actuales miembros del Consejo de Lava afirman que fueron sus antepasados quienes, con el poder de la predicación y la fe, lograron la unificación; por último, aquellos conspiradores que viven en las sombras afirman que las dos ciudades legendarias, Creheton y Mahedón, nacieron de los escombros de la guerra y alcanzaron su grandeza en los años posteriores.

Cualquiera que sea la verdad, lo cierto es que de mil ciudades, se hicieron cien, para después ser diez. Fueron estas diez ciudades (doce, si se contaran las dos ciudades legendarias) las que comenzaron la historia intermedia de Icea. Los años son inciertos, borrados por el paso de los años, y muy poco se sabe de esta llamada Era intermedia. Algo se sabe con certeza, sin embargo: la Era Intermedia finalizó con la Guerra Agamónica, el conflicto más salvaje y devastador de nuestra historia, un enfrentamiento tan catastrófico que el mundo mostraba heridas, aun cientos de años después

El fin de la Guerra trajo consigo el inicio de la Era Moderna y así nacieron los reinos que en la actualidad nos rigen: Triquerra, Blavata, Holbein y Havlón, nuestros hogares, prósperos, pacíficos y consagrados. Y aunque se han peleado guerras durante esta Era Moderna, ninguna ha logrado romper el equilibrio alcanzado a base de sangre y lágrimas.

Estos reinos son nuestro legado a las futuras generaciones, y mejor legado no se puede pedir. Hemos, al fin, alcanzado lo ideal. Manel quiera que lo sepamos conservar.

Extracto de “Una Completa Historia de Icea: De Antaña a Moderna”, por Amity y Lyra Larkin, 2500 Moderno