Mi Diario de Escritor: Semana 12 de "Los Buitres"

Amigos y seguidores, esta entrada viene con tres días de retraso debido a las festividades navideñas. Considerando que estos tres días pasados fueron como una pequeña vacación, y considerando que lunes, martes y miércoles de la próxima semana serán igual, tengo planeado publicar tanto hoy como mañana. Tengo otra idea que me gustaría publicar, pero probablemente será hasta la siguiente semana, pues necesito terminar de ver “The Witcher” primero. La entrada de mañana será acerca de un tema con el que he estado jugando por varios meses y con el que sigo teniendo algunas dificultades, pero creo que al fin he encontrado un ángulo interesante para hacerle justicia.

Esta semana, la editora por fin comenzó a leer mi novela en Wattpad. Después de disculparse por la demora, explicándome que tuvo una emergencia familiar, entró de lleno con los dos primeros capítulos. Amigos, les cuento que, en cuanto vi que dejó su primer comentario, mi corazón se aceleró y comencé a sentirme ansioso. Luego dejó otro, y otro más, y mi ansiedad llegó a niveles estratosféricos, sin embargo hice todo por tranquilizarme. Después de todo, cualquier escritor necesita pasar su trabajo por un editor, es parte del negocio. Amigos, les cuento que la editora se comportó justo como esperaba: fue directa pero delicada, certera y acertada. Los comentarios fueron dejados con el verdadero propósito de mejorar mi escritura, lo cual me hizo valorarlos por completo.

Entre ambos capítulos, la editora debió haberme hecho unos diez comentarios. Muy pocos fueron gramaticales, ya que la mayoría de ellos tuvieron que ver con temas de sintaxis. Al traducir las frases del español al inglés, mi principal preocupación era que no hicieran tanto sentido, y resulta que esta preocupación estaba justificada en al menos dos casos. Otro aspecto que me hizo notar fue el uso de palabras no muy comunes en inglés, y que por lo tanto resultaban fuera de lugar, especialmente dentro de las descripciones de los diálogos. Por último, y algo para lo que ya estaba preparado, fue un comentario acerca de mi excesivo uso de comas, algo en lo que he estado trabajando en los últimos capítulos que he escrito.

Algo que tanto la editora y otro chico que leyó mi primer capítulo me reconocieron, fue la frase inicial de la novela, y les admito que eso me dio mucha alegría. Pasé bastante tiempo intentando crear la mejor frase para abrir la novela y me da gusto que esté resultando contundente y efectiva. Los comentarios de la editora me dejaron con un buen sabor de boca, y no puedo esperar a que continúe leyendo el resto de la novela, pues estoy seguro que sus inputs solo mejorarán mi escritura. También comencé a leer el libro que me recomendó, y aunque hasta ahora no he encontrado nada que me resulte verdaderamente innovador, estoy seguro que lograré sacar más de una buena práctica para cuando lo termine. Me interesa trabajar en mis diálogos, pues sigo creyendo que todavía hay mucho espacio por mejorar, especialmente en los capítulos que apenas voy a comenzar a escribir, pues hay varios que básicamente serán conversaciones prolongadas.

Por ahora, terminaré el año con un renovado entusiasmo. Todos los comentarios que he recibido hasta ahora me han ayudado a comprender que me falta mucho por mejorar, pero mi escritura no es mala en lo absoluto, y estoy seguro que el resultado final de “Los Buitres” será uno que significará un avance en mi carrera como escritor. Sin embargo, con todos estos cambios, la fecha de finalización para la novela se ha demorado un poco más. No le veo mucho tema, puesto que el deadline era únicamente para mí, pero no me gustaría que se retrasara más allá de esta nueva fecha. Haré todo para terminar la novela antes de que acabe el mes de enero, y hasta ahora, todo parece indicar que así será. Como siempre, los mantendré al tanto en la entrada de la próxima semana.

Estatus: 19 capítulos de 40 (tentativo)

Fecha estimada de terminación: 24 de enero (primer draft)