Mi diario de escritor: Semana 2 de “Los Buitres”

El proyecto continúa caminando: esta semana, llegué a los 8 capítulos de “Los Buitres”. Los capítulos cinco, seis y siete fueron más complicados de escribir de lo que anticipaba, y siento que les tendré que hacer varios cambios, no estoy del todo conforme con ellos. Como les conté en mi entrada de la semana pasada, los episodios con gran cantidad de diálogo siempre me resultan desafiantes, y estos no fueron la excepción. Hay una parte de mí que no puede evitar sentirlos “de relleno”, y aunque firmemente creo que este tipo de capítulos son un mal necesario en cualquier libro, no me gusta tenerlos en demasía. El próximo fin de semana los revisitaré, con la mente más despejada, y seguramente podré mejorarlos, pero por ahora creo que lo mejor es alejarme, tomar un descanso de ellos y seguir con la historia.

He concluido que el libro se dividirá en tres partes, y cada una tendrá entre doce y quince capítulos. La primera parte ya la tengo perfectamente delimitada, y sé que tendrá doce capítulos. Esta misma semana escribiré los cuatro faltantes, y entonces ya tendré 1/3 del libro terminado; admito que estoy muy contento con el avance que llevo, pero también no puedo dejar de pensar que, a partir de aquí todo se torna más complejo. Aunque tengo muy claro cómo se desarrollará la tercera y última parte, y sé muy bien cómo terminará el libro, la segunda resulta crucial para llevar la trama del Punto A al Punto C, y es precisamente este elusivo Punto B el que no tengo del todo aterrizado.

He considerado dos caminos: el primero es comenzar a escribir y dejar que la historia vaya fluyendo, pero no me encanta está opción, puesto que siento que sería muy sencillo perder el hilo de esta manera, y no me gustaría encontrarme con cinco o seis capítulos que terminen siendo de relleno. El segundo es, una vez terminada la segunda parte, tomarme una semana o dos para repasar mis ideas y armar detalladamente cada uno de los capítulos para la segunda parte. Es de esta forma como he trabajado mis novelas anteriores, y aunque el proceso se alarga mucho de esta manera, puesto que no empiezo a escribir hasta saber exactamente lo que sucederá, me resulta más práctico, y en el largo plazo también resulta más ágil.

Como les había contado ya, una de las críticas más constantes a mi novela “El Amanecer del Príncipe”, es que el inicio resulta muy lento y excesivamente detallado. Esta observación me ha afectado profundamente, y les confieso que, para esta novela, he reescrito el primer párrafo al menos siete veces. Cada nuevo intento creo que me acerco más a algo realmente contundente, y apenas hoy se me ha ocurrido una nueva frase para abrir la narrativa; creo que esta será la definitiva. Aun así, no me sorprendería que la frase siga cambiando, de aquí a que termine el libro. No me gusta esta idea, pero les confieso que no me siento del todo convencido; creo que todavía puede mejorar.

La próxima semana les estaré dando un veredicto acerca de la primera parte, y también les diré por cuál camino me he decidido. Sigo atento a cualquier idea que se me ocurra, y espero no tener que dejar pasar mucho tiempo entre el término de la primera parte y el inicio de la segunda. Llevo un muy buen ritmo y no me gustaría perderlo. Últimamente, he estado considerando la posibilidad de publicar la novela en Wattpad; incluso, ya he abierto una cuenta y diseñé una portada que realmente me ha encantado. Ustedes que están leyendo esto, ¿qué me recomendarían? Me queda claro que Wattpad es una súper herramienta para darte a conocer como escritor, pero no estoy convencido de que sea la opción para mí. La próxima semana, les daré también un update de esta situación.

Estatus actual: 8 capítulos de 40 (tentativo)

Fecha estimada de terminación: 6 de diciembre (primer draft)