Los Juegos de Havlón: Tradición Milenaria

por Raff Michelet

Cada año, al inicio del verano, cuando toda Icea se esconde bajo una intensa capa de calor y humedad, el Consejo de la Salud Física se congrega en el reino de Havlón para dar inicio a las competencias deportivas más importantes de los reinos: los Juegos de Havlón, una tradición de más de dos mil años que reúne a los cuatro reinos para enfrentarse en una serie de juegos que combinan destreza mental y resistencia física. La competencia es la más reñida de todas y una vez superadas las arduas pruebas, solo unos cuantos son recompensados con la corona de laureles y las espadas del valor, simbolizando su triunfo sobre el resto, y reafirmando su posición como lo mejor de lo mejor.

Los juegos comienzan el primer día del verano en punto de las doce, cuando el sol está en su máximo esplendor, y tienen una duración de más de veinte días. En total, hay 10 distintas competencias oficiales en los Juegos de Havlón: lucha a cuerpo, lucha Anargáutica, lucha a espada, lanzamiento natural, lanzamiento Anargáutico, carrera a pie, carrera Anargáutica, carrera en dirigible, Pentatlón de energía y Aeróstato, y todas son divididas en únicamente dos categorías: masculino y femenino. Hay tres victoriosos por categoría, que son premiados con las espadas del valor: oro, plata y bronce, de acuerdo al lugar obtenido.

El reino de Havlón ha sido la sede de los Juegos desde su creación, y desde entonces ha sido acondicionado para ser el mejor albergue posible para esta legendaria competencia. Havlón cuenta con diez estadios, uno para cada competencia, todos construidos y adaptados específicamente para las disciplinas que soportan. De igual manera, el reino cuenta con diez escuelas dedicadas al entrenamiento y preparación de cada disciplina; cada otoño, los jóvenes a partir de los diez años llegan a Havlón para iniciar su preparación en la disciplina de su elección; es muy común ver a la capital del reino llena de juventud y se dice, incluso, que hay diez jóvenes por cada adulto. No por nada, a este reino se le conoce como “la tierra de los primeros años”.

En los primeros juegos, y por razones obvias, las competencias Anargáuticas no eran parte del listado oficial. Sin embargo, con la propagación de la Flor de Manel y el ascenso en la popularidad de los Anargáutas, las competencias de energía fueron tomando más y más relevancia, causando la desaparición de varias disciplinas naturales que fueron volviéndose obsoletas con los años, hasta llegar al punto en el que nos encontramos: no son pocos los que afirman que, dentro de unos años, las competencias naturales tomarán aún menos relevancia en favor de nuevas disciplinas relacionadas con la energía. Después de todo, el Aeróstato, actualmente considerada la competencia más importante y la que mayor número de apasionados seguidores tiene, tan solo tiene cien años de antigüedad en los Juegos. ¿Es tan difícil imaginarnos más competencias de energía en los próximos años?

Con el alza en la popularidad de competencias Anargáuticas como el salto, la navegación e incluso el baile, una petición oficial se ha enviado al Consejo de la Salud Física para incluir a estas tres disciplinas dentro de los Juegos oficiales, y aunque los últimos rumores afirman que el Consejo está considerando su inclusión seriamente, nada oficial será anunciado hasta dentro de tres años, por muy pronto. Sin embargo, si estas tres disciplinas llegaran a incluirse en los Juegos, las competencias Anargáuticas ya superarían a las naturales, ocho a cinco. Actualmente, tenemos un balance: cinco disciplinas naturales, cinco Anargáuticas. ¿Estamos preparados para vivir unos juegos Anargáuticos en su mayoría? ¿Cuánto tiempo pasará antes de que los Juegos sean Anargáuticos en su totalidad? ¿O es que acaso estamos al borde de una separación de los Juegos? Pronto, incluso más pronto de lo que pensamos, podríamos encontrarnos celebrando los Juegos Anargáuticos en el verano y los Juegos Naturales en la primavera o en el otoño. ¿Sería esta una idea tan descabellada?

Mientras el Consejo de la Salud Física se debate ante estas importantes decisiones que podrían cambiar esta milenaria tradición, nosotros nos preparamos para una nueva iteración de los Juegos. Estamos a tan solo cincuenta y cinco días de esta importante celebración, que inevitablemente adquirirá un tono político. Todos los ojos estarán sobre los competidores naturales y nos haremos una importante pregunta: ¿serán capaces de darnos el mismo nivel de entretenimiento que sus contrapartes Anargáuticos? Después de todo, una carrera a pie o una lucha a cuerpo son bastante predecibles; sabemos qué esperar de ellas y el elemento sorpresa es prácticamente inexistente. Pero cuando hay energía de por medio, las posibilidades son casi infinitas y nuestras expectativas crecen, nuestra piel se eriza, nuestra sangre se dispara. Son esas situaciones las que despiertan la verdadera pasión, no solo en este escritor, sino, me atrevo a decir, en toda Icea. Que los Juegos comiencen.

Artículo tomado de “La Gaceta de Blavata”, doce del tercero, cuatro mil doce Post Ruptura